iCoopera

iCoopera en Facebook iCoopera en Twitter iCoopera en LinkedIn Canales RSS iCoopera

Está aquí: Sociedad Educación Especiales Panorama sobre los servicios de desarrollo infantil en América Latina y el Caribe

Panorama sobre los servicios de desarrollo infantil en América Latina y el Caribe

OEI en Educación / Especiales

Panorama sobre los servicios de desarrollo infantil en América Latina y el CaribeEste estudio recoge y sistematiza información detallada, actualizada y comparable sobre el diseño, la gestión, el financiamiento y la calidad de los servicios de desarrollo infantil en América Latina y el Caribe.

Se concentra en dos tipos de programas que atienden a niños de 0-3 años de edad: aquellos que ofrecen servicios de cuidado en modalidades institucionales y comunitarias, y los que trabajan con los padres y las familias. Los dos tipos de programas estudiados buscan, a través de un conjunto distinto de intervenciones, afectar el entorno de cuidado al cual están expuestos los niños durante un periodo particularmente vulnerable de su vida.

Para la preparación de este estudio se llevó a cabo un minucioso proceso de recolección de información durante 2011. A través de una entrevista estructurada con, por lo menos, un informante por programa, se recogió información detallada sobre una muestra no representativa de 42 programasdistintos, en 19 países de América Latina y el Caribe. Además de las entrevistas, se hicieron visitas de observación a unos pocos centros donde cada uno de los programas estudiados brindan sus servicios y se sistematizó la información recogida. Se incluyen en el reporte los programas que tienen mayor cobertura en cada uno de los países estudiados.

Los temas que se analizan se enfocan en el diseño, la gestión y la calidad de los programas. La primera parte del estudio se destina a un análisis comparativo entre programas y países, mientras que la segunda ofrece una descripción detallada de la oferta en cada país visitado. Los principales aspectos explorados a lo largo del análisis son los siguientes. Primero, la cobertura y escala de cada programa. Segundo, el modo en que definen a su población objetivo y los mecanismos empleados para identificarla. Tercero, el diseño del servicio en cuanto a su frecuencia e intensidad. Cuarto, los componentes o intervenciones que conforman el modelo de atención en cada uno de los programas estudiados. Quinto, el detalle de los componentes de nutrición y alimentación que incluyen. Sexto, las acciones y protocolos de seguridad y salubridad. Séptimo, el perfil del personal que se encarga de la atención a los niños y sus remuneraciones. Octavo, la evolución reciente de los programas estudiados. Noveno, la descripción de la organización institucional de la cual forman parte los programas. Décimo, su estructura de costos.

El análisis comparativo de estos programas es un ejercicio inédito en la región, del que destacan algunas conclusiones:

América Latina y el Caribe exhiben una enorme heterogeneidad en términos de sus programas de desarrollo infantil. Ésta se manifiesta en múltiples dimensiones: la cobertura de los programas, los servicios que ofrecen, el financiamiento con el que cuentan, los parámetros de calidad que buscan alcanzar y el perfil y la compensación de sus recursos humanos, entre otras.

La modalidad de atención más común en las zonas urbanas es la provisión de servicios de cuidado, que pueden ser institucionales o comunitarios y que constituyen la modalidad con mayor cobertura en la región.

Por su parte, en las zonas rurales la modalidad de atención que predomina son los programas de apoyo parental, que trabajan con las familias sea de manera individual o en grupos.

La demanda (y la oferta) de servicios de cuidado han crecido en años recientes, mientras que los programas que brindan servicios de apoyo parental han visto decrecer su cobertura.

La evidencia internacional documenta que los retornos de la inversión en desarrollo infantil son mayores cuando los esfuerzos se focalizan en los grupos más vulnerables. La región ha enfocado la mayor cantidad de recursos y esfuerzos hacia las poblaciones marginales de zonas urbanas, probablemente porque en ellas se concentran la mayor cantidad de mujeres que trabajan. Persiste el desafío de extender los programas a las zonas rurales, que exhiben las tasas más altas de pobreza extrema. La experiencia de los países sugiere que la atención rural requiere de modalidades de atención distintas de las urbanas.

Los programas de desarrollo infantil procuran tener un enfoque integral. Sin embargo, es posible trabajar más para profundizar este enfoque en temas como el nutricional o en el componente pedagógico de los propios programas.

Los programas de desarrollo infantil pueden brindar un canal que permita a los niños que tienen acceso a ellos y a sus familias ser referidos a otra oferta pública a la que tienen derecho. La sostenibilidad financiera y política de una estrategia de provisión de servicios integrales de desarrollo infantil pasa por aprovechar las posibilidades de vinculación y coordinación con otros sectores y actores.

Dado el enorme desafío en temas nutricionales que persiste en la región, se requiere de mayores esfuerzos para, a través de los propios programas, asegurar un apoyo nutricional oportuno y adecuado a los niños que participan en los servicios de desarrollo infantil.

En la región existe una larga ruta por recorrer en la definición, el monitoreo y el cumplimiento de estándares de calidad por parte de los proveedores que se encargan de la operación de los centros que ofrecen servicios de desarrollo infantil.

El recurso humano que se encarga del cuidado y atención de los niños en los programas de primera infancia de la región es, en general, escaso, mal remunerado, y cuenta con poca preparación. Urge invertir para asegurar remuneraciones atractivas y sistemas de capacitación permanente.

Garantizar servicios de cuidado de calidad durante la primera infancia requiere de coeficientes de atención bajos y esto, inevitablemente, es costoso. Los programas que ofrecen un mayor número de servicios o aquellos que procuran brindar atención integral, cuestan más. Existe una variabilidad muy grande en el costo anual promedio por niño de los distintos programas de la región.

Proveer servicios de desarrollo infantil de calidad no da réditos políticos ni votos en el corto plazo. Sin embargo, se trata de una inversión de alto retorno. Por lo tanto, la voluntad política es indispensable para pensar en reformas que garanticen el acceso a servicios de calidad para los niño de América Latina y el Caribe

Descarga directa

[Artículo en la fuente original]

Género

Especiales: Género
   
Está aquí: Sociedad Educación Especiales Panorama sobre los servicios de desarrollo infantil en América Latina y el Caribe