iCoopera

iCoopera en Facebook iCoopera en Twitter iCoopera en LinkedIn Canales RSS iCoopera

Está aquí: Expertos José Manuel Argilés, Director de la "División de evaluación de políticas para el desarrollo y gestión del conocimiento" de SGCID

José Manuel Argilés, Director de la "División de evaluación de políticas para el desarrollo y gestión del conocimiento" de SGCID

ICOOPERA en Expertos

iCoopera entrevista a José Manuel Argilés

En los últimos años la transformación de la cooperación española ha sido significativa. Esta transformación tiene su rasgo más evidente en la importante reducción de los volúmenes de ayuda oficial al desarrollo, lo que a su vez ha obligado a hacer una mayor incidencia en la calidad de esta ayuda, en concreto en asegurar la calidad, la eficacia y el impacto de los escasos recursos destinados al desarrollo de los países más pobres.

Es por esto que iCoopera ha decidido entrevistar a una de las personas más relevantes en materia de mejora de la eficacia de la ayuda española, José Manuel Argilés, que como Jefe de la División de Evaluación de Políticas para el Desarrollo y Gestión del Conocimiento de la Secretaría General de Cooperación Internacional para el Desarrollo, podrá explicarnos con más precisión este nuevo enfoque de la cooperación española.

José Manuel Argilés Marín tiene 36 años, nacido en Teruel, España.

Es Licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza, Magister en Ayuda Internacional y Desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid, Maestría en Antropología Cultural por la Universidad de Costa Rica, Magister en Evaluación de Programas y Políticas Públicas por la  Universidad Complutense de Madrid.

Actualmente, es funcionario del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado y actualmente ocupa el puesto de Director de la División de Evaluación de Políticas para el Desarrollo y Gestión del Conocimiento, en la Secretaría General de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación

Lleva unos quince años implicado con la cooperación para el desarrollo. Comenzó como voluntario en varias ONGD en España. Durante cuatro años trabajo en Costa Rica en proyectos de desarrollo e incidencia política con una organización indígena de base. Desde 2007 a 2012 ocupó varios puestos en la AECID. Desde julio del año pasado es Director de la División de Evaluación del MAEC.

Y ha publicado un libro: “Un vergel de miradas: Antropología, Derecho y desarrollo” y varios artículos. 

1. ¿Podría darnos una visión general de las líneas maestras que orientarán el nuevo enfoque que trata de imprimirse a la cooperación oficial española?

Las líneas maestras de la Cooperación Española se recogen en el IV Plan Director (2013-2016), que parte de los desafíos actuales de la agenda internacional del desarrollo para afrontarlos construyendo sobre la experiencia acumulada por la Cooperación Española.

Para contribuir al desarrollo humano, la disminución de la pobreza y el pleno ejercicio de los derechos, se despliegan ocho orientaciones estratégicas de carácter multisectorial. A su vez, se plantean varias líneas de actuación relativas a las formas de trabajar de la Cooperación Española:

- Mayor concentración geográfica y adopción de enfoques diferenciados para las distintas necesidades y contextos.

- Profundización en la gestión orientada a resultados de desarrollo y en la puesta en práctica de los principios de la agenda de eficacia y calidad.

- Actuación más selectiva y estratégica en el ámbito multilateral.

- Impulso a la coherencia de políticas para el desarrollo.

- Énfasis en la gestión del conocimiento, que incluye el fortalecimiento de los sistemas de información, del seguimiento y de la evaluación.

- Incremento de la transparencia y la rendición de cuentas y mejora de la comunicación. 

- Construcción de relaciones más estratégicas entre los diferentes actores del sistema de cooperación español.

2. ¿Qué papel juegan la evaluación y el seguimiento en este nuevo enfoque?

Tanto el seguimiento como la evaluación desempeñan un papel fundamental en el marco de la gestión orientada a resultados, de la gestión del conocimiento y de una mayor rendición de cuentas.

El seguimiento es clave para saber si las acciones se están ejecutando conforme a lo previsto y para verificar si se está en el camino de lograr los resultados buscados; permite detectar cambios en el entorno y suministra información para realizar ajustes en caso de que sea necesario. La publicación periódica de informes de seguimiento contribuye a aumentar la transparencia y mejorar la rendición de cuentas; y proporciona insumos que facilitan la evaluación.

La evaluación, por su parte, permite conocer mejor el funcionamiento, los productos, los resultados y los impactos de la ayuda oficial al desarrollo, con el objetivo de facilitar la generación e incorporación de aprendizajes. Además, la evaluación contribuye a la mejora continua de los mecanismos de gestión y rendición de cuentas, a la toma informada de decisiones y, en definitiva, a una mayor eficacia y calidad de las intervenciones.  

3. En concreto desde SGCID ¿qué nuevas herramientas, iniciativas o estrategias se están desarrollando para implementar este nuevo enfoque?

En materia de seguimiento, desde SGCID se está consolidando Info@OD, que es el sistema de información que debe dar soporte al resto de actuaciones. Además, se ha elaborado un marco de resultados de gestión del IV Plan Director, que se actualizará periódicamente, y se está revisando el anterior sistema de seguimiento de los PACI, con el fin de dotarlo de mayor agilidad.

En cuanto a la evaluación, cabe destacar la reciente aprobación de la revisión de la Política de Evaluación de la Cooperación Española, que va a ser el documento marco en este sentido, y la publicación del Plan Bienal de Evaluaciones 2013-2014, donde por primera vez se recoge una previsión plurianual de las evaluaciones de los actores institucionales de la Cooperación Española: SGCID, AECID, conjunto de la Administración General del Estado y Cooperación Descentralizada.

Siguiendo las recomendaciones del Peer Review del CAD de 2011, se están adoptando varias medidas de carácter estratégico: revisión de los sistemas de seguimiento y evaluación de los Marcos de Asociación País y de los Marcos de Asociación Estratégica con organismos multilaterales; diseño de un sistema integral de seguimiento para AECID; y fortalecimiento de las capacidades del sistema en seguimiento y evaluación, entre otras. 

4. Respecto a la relación entre evaluación y gestión del conocimiento ¿qué planteamiento se realiza desde SGCID y qué iniciativas se tiene previsto desarrollar?

Tanto el IV Plan Director como la Política de Evaluación conceden una gran relevancia a la relación entre evaluación y gestión del conocimiento. Desde SGCID consideramos que las evaluaciones bien hechas generan información robusta, pero también el propio proceso evaluativo es una ocasión importante para el aprendizaje. Por ello, hay una apuesta por mejorar la calidad y la utilidad de las evaluaciones, pero también por responder a principios como participación, refuerzo de capacidades, coordinación y complementariedad. 

Entre las medidas previstas, podemos destacar la creación de un repositorio de acceso público que facilite el acceso unificado a todos los informes de evaluación de la Cooperación Española, la sistematización del acervo de evaluaciones, la celebración de seminarios y jornadas, la participación en redes de evaluación, la promoción de la investigación y la publicación de artículos y otros materiales especializados relacionados con la evaluación, y la adaptación de los productos derivados de las evaluaciones a las diferentes audiencias 

5. ¿Cómo se están gestionando todos estos aspectos en términos de coordinación con el resto de actores de la cooperación española?

Para mejorar la coordinación de los diferentes actores representados en el Consejo de Cooperación, se ha impulsado la creación de un Grupo de Trabajo de Seguimiento y Evaluación.

La División de Evaluación y Gestión del Conocimiento de SGCID mantiene una comunicación permanente y una estrecha relación de trabajo con la recién creada Unidad de Evaluación de AECID, que se ha plasmado, por ejemplo, en la elaboración del Plan Bienal de Evaluaciones 2013-2014. Desde la División que se está colaborando en la articulación de una red de puntos focales en seguimiento y evaluación en AECID, tanto en sede como en terreno. Además, se ha formalizado un subgrupo de trabajo de seguimiento y evaluación en el seno del Grupo de Trabajo sobre Eficacia y Calidad de la Ayuda. En algunos ámbitos sujetos a regulación específica, como el FONPRODE, el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento o las subvenciones a proyectos y convenios de ONGD, la normativa correspondiente contempla, asimismo, la participación de la División de Evaluación en el diseño de los planes y sistemas de evaluación. 

La División también mantiene reuniones periódicas con FIIAPP, con la que está previsto llevar a cabo varias evaluaciones conjuntas.

Con el resto de Ministerios y con la Cooperación Descentralizada, además de los cauces más formales, está prevista la creación de redes de trabajo, que faciliten la interlocución permanente y el intercambio de información. Durante la elaboración del Plan Bienal de Evaluaciones se contactó con ellos para conocer e incorporar sus previsiones.

Desde SGCID también se mantiene una relación habitual con la AEVAL y con varias Universidades y se participa en foros, seminarios y conferencias, como los promovidos por la Sociedad Española de Evaluación.

Cabe destacar que la nueva Política de Evaluación ha sido resultado de un proceso participativo, que ha incluido la habilitación de una página web específica y la celebración de un taller en el marco de las Jornadas sobre Evaluación y Cooperación para difundir un primer borrador y recabar comentarios de los diferentes actores. 

6. ¿Y en relación a Europa (Comisión y Estados Miembros)? ¿Se están realizando esfuerzos por armonizar el alcance de la evaluación en la cooperación española con los criterios y estándares europeos e internacionales?

En el marco de la elaboración de la Política de Evaluación se llevó a cabo un estudio comparativo de las políticas de evaluación de otros donantes. Además, las Jornadas anteriormente citadas contaron con la participación de los responsables de evaluación de la Comisión Europea, del DFID británico y de la Agencia Francesa de Desarrollo. 

Desde la División se participa en la red de evaluación del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE (EVALNET), y en  las reuniones periódicas de Directores de Evaluación entre la Comisión y los Estados Miembros. 

Además, actualmente se está participando en varias evaluaciones conjuntas con la Comisión, con otros donantes bilaterales y con varios organismos del sistema de Naciones Unidas.

7. Cuáles diría usted que son a día de hoy y a nivel internacional los avances más innovadores en materia de evaluación y seguimiento? ¿De dónde vienen y quiénes los están implementando?

La citada red de evaluación del CAD sigue siendo el principal espacio para el intercambio de experiencias y la definición de estándares comunes en materia de evaluación. Es de destacar asimismo el trabajo del Grupo de Evaluación de Naciones Unidas (UNEG).

En los últimos años se han ido conformando diversas redes de profesionales que también están dinamizando la evaluación, ya sea con carácter general (como Evalpartners o IOCE), en función de los distintos ámbitos regionales (como ReLAC, REDLACME, AFREA, o la European Evaluation Society), o a través de la especialización en materias como la evaluación de la ayuda humanitaria (ALNAP) o las evaluaciones de impacto (NONIE o 3ie, entre otras).

Los avances más innovadores en materia de evaluación del desarrollo se producen principalmente en los ámbitos anglosajón y escandinavo y están muy ligados al papel de la evaluación en el marco general de las políticas públicas, tanto en lo que respecta a la mejora de la gestión como a una mayor profundización en el ejercicio de la democracia. En este sentido, cabe citar como foro relevante la American Evaluation Association. Algunos de los llamados países emergentes, como México, la India o Sudáfrica también están llevando a cabo iniciativas muy interesantes vinculadas con el fortalecimiento de la evaluación.

8. En términos generales ¿Cómo espera que evolucione la cooperación española en los próximos cinco años? (luces y sombras)

Más que de luces y sombras, hablaría de oportunidades y desafíos. Creo que la Cooperación Española sigue teniendo como un reto principal la consolidación de sus propias capacidades en ámbitos como la gestión para resultados de desarrollo, la gestión de la información, el seguimiento, la evaluación, la investigación y la gestión del conocimiento.

En los próximos años deberíamos estar ante una cooperación más concentrada en función de nuestras ventajas comparativas, que haya incorporado efectivamente la gestión orientada a resultados de desarrollo desde una visión multisectorial; que sea capaz de responder a las nuevas demandas que nos plantean nuestros socios (por ejemplo, en materia de intercambio de experiencias y conocimiento) y de utilizar un repertorio más amplio y flexible de instrumentos; que fomente el aprendizaje y la innovación; que revise su política y su estructura de personal para asegurar una mayor movilidad entre sede y terreno y el desarrollo de itinerarios profesionales; que consolide alianzas estratégicas entre los diferentes actores del sistema español de cooperación; que sea más transparente y comunique mejor lo que hace y las razones por las que lo hace; que promueva una mayor coherencia de políticas en torno al desarrollo; y que vuelva a incrementar progresivamente el volumen de AOD, al tiempo que fortalece sus capacidades de gestión y la rendición mutua de cuentas.

 

Género

Especiales: Género
   
Está aquí: Expertos José Manuel Argilés, Director de la "División de evaluación de políticas para el desarrollo y gestión del conocimiento" de SGCID